• 41 3245214
  • contacto@imaginares.cl
  • Costanera 54. San Pedro La Paz

Pandemia, coronavirus , cuarentena: ¿qué hacer con nuestros niños con TEA?

Estas tres palabras han sido las que más han sonado en nuestros oídos en los últimos días. Todos hemos sido testigos como la incertidumbre nos ronda. No podemos hacer lo que hacíamos, estamos obligados a hacer cosas nuevas, romper nuestras rutinas y tratar de adaptarnos a nuevas situaciones día a día. Esto que nos parece tan terrible, es lo que viven a diario, cada día de su vida los niños y niñas con TEA.

Salir de su cama y enfrentar un nuevo día donde no saben que podrá ocurrir, les genera vivir en una angustia constante y eso se traduce en inestabilidad emocional, cambios de humor, irritabilidad, desregulaciones sensoriales, alteraciones de los ciclos vitales y desajustes que se expresan en la conducta.

Hemos hablado muchas veces de la necesidad de estructuración, anticipación,  rutinas, insistencia en lo mismo y  poca adaptación a los cambios.

 En la situación actual, debemos considerar que para muchos niños estar en su casa es mejor que ir al colegio  pues quedarse en casa le supone no estar, en todo momento, descifrando normas sociales y expresiones faciales, enfrentando cosas nuevas, respondiendo a una exigencia académica y social, adaptándose a una infinidad de cambios y situaciones imprevistas. Su casa es su zona de confort, donde descansa, disminuye su ansiedad y donde tiene sus objetos, juguetes y actividades de preferencia.

Sin embargo ahora su casa es el lugar que debe compartir, todo el tiempo, con toda la familia y eso  constituye ya  un “gran cambio”.

 Muchos niños (as)  están acostumbrados a tener  una rutina familiar, con  horarios  de colegio, juego, comida, descanso. Horarios del padre y la madre,  personas quienes están a su cuidado, etc.   

Es muy importante  anticiparle este cambio, que involucra el “quedarse en casa”: que no tiene que ir al colegio pero explicándole que no está de vacaciones (vacaciones le significan literalmente hacer cosas entretenidas), papá y mamá no trabajaran, abuelita no vendrá, la persona que le cuida tampoco estará, comerán todos juntos, etc. Los más pequeños que no están aun en el sistema escolar asisten a muchas terapias durante la semana y es importante, junto con anticiparle que no verá a su terapeuta, seguir un plan de trabajo en casa, para seguir avanzando y  no perder las habilidades adquiridas. Este plan de trabajo es individual para cada niño y su familia y depende de las directrices que indiquen sus terapeutas.

Así como necesitan de anticipación, también es importante establecer una  rutina diaria donde participen distintos integrantes de la familia. Es importante tener horarios de levantarse y acostarse, comidas, actividades estructuradas (trabajo terapéutico, trabajo académico) y también espacios de entretención y disfrutar en familia. Esta estructura debe repetirse para que el niño la incorpore.  Será útil con los más pequeños utilizar material visual, pictogramas, tablero de actividades, con los más grandes utilizar horarios, calendarios, reloj. Un lenguaje claro, explicito, instrucciones cortas y sencillas. .

 Muchos niños (as) necesitan también  momentos de aislamiento en los que parece que junta las piezas del mundo en el que vive pero que tal como lo percibe no logra entenderlo. Es importante estar atento a ello y darle su espacio. Otras veces necesitan moverse y deambular de un lado para otro o simplemente girar, rodar por el suelo, saltar, aplaudir, hacer ruidos, y en ocasiones pueden tender a comer compulsivamente. Esta necesidad de moverse, que se expresa en esta inquietud motora, no es más que la expresión de sus emociones. No se debe prohibir que el niño tenga estas conductas, por el contrario lo ideal es buscar actividades donde pueda estimular su cuerpo  (saltar, estirarse, rodar, correr,) para que pueda regularse.

Mientras el niño (a), tenga actividades y algo que hacer necesitará menos de pantallas (Tv, tablet, celular) y disminuirá también sus ganas de comer a cada instante. 

Esta es una situación de emergencia, poco habitual y debemos hacer todo lo posible por cumplirla al pie de la letra. Por lo tanto debemos esforzarnos en que nuestros niños (as) lo entiendan y vivencien de la mejor forma posible. Recordando por supuesto que es absolutamente normal que estén más ansiosos, irritables y sensibles. ¿Quién no?.

Dra. Marcela Álvarez Camilo

Psiquiatra Infantojuvenil                   

Otras Noticias

Kinesiología y Salud Mental

El kinesiólogo es un profesional de la salud  capaz de evaluar  y realizar tratamiento de las alteraciones relacionadas con el movimiento y el desarrollo motor.  En el

Abrir chat
¿Tienes alguna consulta?
Hola:
¿Podemos apoyarte en algo?
Powered by